8 Mitos en torno al abuso sexual

mitos en torno al abuso sexual

Los mitos en torno al abuso sexual son muy frecuentes y hacen un daño brutal a la toma de conciencias sobre el abuso sexual. Es importante entender que los mitos forman parte de un sistema de creencias en las que dan por sentadas su veracidad. De alguna manera los mitos son una forma peculiar de tener una visión del mundo o de figuras generales de la existencia o de la realidad y suelen estar compuestos de determinadas percepciones, conceptuaciones y valoraciones sobre el entorno que no se ajusta a la realidad.
En mayor o menor medida los mitos no suelen tener nada que ver con la realidad de los acontecimientos. En el ámbito del abuso sexual hay muchos tipos de mitos que lejos de constatar una realidad anclan el abuso y lo justifica.
A continuación se exponen una relación de mitos sobre el abuso infantil.

1.- EL INCESTO OCURRE EN FAMILIAS DESESTRUCTURADAS O DE BAJO NIVEL SOCIAL-CULTURAL

Esta es una idea equivocada, el incesto ocurre en todo tipo de familias, sin importar su condición económica, social o cultural. Se sabe que los abusos a menores de edad se dan en todas las clases sociales, ambientes culturales o sin importar raza. La mayor parte de ellos ocurre en el interior de los hogares y se presentan habitualmente en forma de tocamientos por parte de algún familiar, hermanos o abuelos.

2.- LOS ABUSOS SEXUALES SOLO LOS SUFREN LAS NIÑAS

Los diferentes estudios plantean que los abusos sexuales son más frecuentes en niñas que en niños. Se estima que un 23 % de las niñas y un 15% de los niños sufren abusos sexuales antes de cumplir los 17 años. Sin embargo, como indican las cifras el porcentaje no es excesivamente alto, la diferencia es de un 8 %, lo que nos hace pensar que no hay una diferencia significativa.

3.- LAS PERSONAS QUE COMENTEN VIOLACIONES SON ENFERMOS MENTALES O PSICÓTICOS

No hay una constancia empírica de esta creencia. De hecho, muy pocos son criminales mentalmente incompetentes o fuera de contacto con la realidad. Todo lo contrario, para abusar es necesario estar dotado de habilidades para usar estrategias, saber los horarios, tener dotes de manipulación para el entorno y para manejar al menor con el fin de no ser descubierto. El caso lo tenernos recientemente con el pederasta de Ciudad Lineal que tuvo a la policía en jaque, cometiendo delitos desde el 2013 a menores de 12 años y qué utilizaba frases del tipo “Si lo cuentas no te van a creer, diré que me has provocado”.

4.- LAS VICTIMAS INCITAN AL ABUSO POR SER SEDUCTORAS, DESCUIDADAS Y LLAMAR LA ATENCIÓN

La realidad es que nadie pide ser abusada, lesionada o humillada. Este tipo de pensamiento culpabiliza a la víctima por lo que ha sucedido en lugar del agresor y único responsable. Bajo ningún concepto la víctima puede ser responsable del abuso dado que las personas de todas las edades, todos los géneros y en todos los ámbitos de la vida que han sido objeto de abusos sexuales no le han generado al agresor ningún tipo de experiencia traumática, ni han atentando contra su integridad física y psicológica.

5.- LA VIOLACIÓN ES CAUSADA POR EL DESEO SEXUAL INCONTROLABLE DEL AGRESOR

Es un hecho que la violación es un acto de poder y control, no de sexo. Uno de los mayores mitos sobre la violación es que sucede fuera de deseo sexual. El asalto sexual es altamente sexualizada en nuestra sociedad debido a la relación entre el sexo y la violencia predominante en nuestra sociedad. Muchas personas tienen deseos sexuales, pero no todo el mundo comete un asalto sexual. El abuso sexual no es simplemente un crimen pasional donde el autor “pierde el control”. Se trata de una situación de poder y control sobre la víctima.
 

6.- LOS NIÑOS Y NIÑAS EN CASOS DE AGRESIÓN SEXUAL NO DICEN LA VERDAD

En realidad sucede todo lo contrario. Los pederastas utilizan justamente la hipersensibilidad que tienen los niños a las creaciones de temores para manipularles. Las víctimas suelen recordar siempre la sensación opresiva de que si hablan va a suceder algo malo aunque no tienen muy claro qué puede significar. Optando por el silencio.
A todos nos cuesta hablar de actos o sensaciones que nos avergüenzan: a los niños aún más y los abusadores lo saben. Ahondar en el tabú de la culpa convenciendo a los niños de que tienen algo por lo que deben bajar los ojos.
El miedo, la sensación de culpabilidad e indefensión ante la autoridad es la triada psicológica que mantiene en pie el clima de silencio.

8.- EL ABUSO SEXUAL ES MENOS PERJUDICIAL PARA LOS NIÑOS QUE PARA LAS NIÑAS

No hay evidencia empírica que pueda probar tal cosa. El daño causado por el abuso sexual depende sobretodo de factores que no depende del genero, como puede ser: la identidad del abusador, la duración del abuso y si el niño pidió ayuda o no.

9.- LOS NIÑOS NO NECESITAN SABER SOBRE EL ABUSO SEXUAL Y HABLAR DE ELLO SOLO PUEDE ASUSTARLOS

La realidad es que toda información va a actuar como prevención, ya que muchos programas educativos están diseñados para enseñar a los niños donde está los limites y la seguridad de su cuerpo, a distinguir entre toques “bien” y toques que “están mal”. En definitiva, enseñarle la privacidad de las partes del cuerpo.
Se debería promover programas de sensibilización social que incrementen el conocimiento sobre el abuso sexual infantil y erradiquen las falsas creencias sociales que están en la base de una visión distorsionada del problema que posibilita que las personas e instituciones lo nieguen o se inhiban ante él.
 

ARTICULOS RELACIONADOS

 

El abuso sexual

FORTALEZAS

Fortalezas la base más significativa para el desarrollo de una vida plena

¿Qué es un juicio de valor?

Un juicio de valor, es la opinión que da una persona sobre si algo está bien o está mal. Estos juicios están basados en los

SERENDIPIA

Serendipia, suena raro, porque no es una palabra habitual en nuestro vocabulario. Intenta pronunciarlo: serendipia, serendipia, sí, hay que repetirla unas cuantas veces para que

¿QUÉ ES LA RESILIENCIA?

La resiliencia no elimina el estrés ni borra las dificultades de la vida. Más bien, el concepto de resiliencia está relacionado con la capacidad que tiene la persona para afrontar las dificultades.

Salir de la versión móvil