El poder de decir NO: Aprender la importancia de saber decir no

saber decir no

El poder de decir NO: Aprender la importancia de saber decir no

Contenido del artículo:

¿Se te hace difícil enfrentarte a personas que “sientes” superiores a ti?

¿Te cuesta afirmar y reclamar tus derechos o establecer límites en tus relaciones?

¿Te resulta difícil negarte a una petición aunque no la consideres razonable?

La importancia de saber decir no es una habilidad importante que todos debemos aprender y desarrollar a lo largo de toda nuestra vida. Aunque la gran mayoría de las personas se sienten incómodas a la hora de establecer los límites, a veces es necesario para mantener nuestra integridad, nuestros valores y para salvaguardar nuestra autoestima.

Eso sí… En mi ejercicio profesional me he encontrado con un gran número de personas que les cuesta decir no. Personas que no reconocen su propia valía y que han aprendido actuar con patrones de comportamiento muy inferior porque se creen que son menos que otras personas.

Personas que no toleran el conflicto, que se inclinan humildemente ante los deseos de los demás y encierran sus gustos y sus necesidades en su interior. Esto hace que su mundo esté envuelto en grandes dosis de inseguridad. Son personas que consideran tener muchas razones para no expresar sus opiniones de forma abierta.

La importancia de saber decir no

Saber decir no es esencial para poder relacionarnos con nuestro entorno y poder resolver los diferentes conflictos que se nos van a dar a lo largo de nuestra vida con personas cercanas en las diferentes áreas: trabajo, familia, amigos, pareja, hijos…

Todos nos enfrentamos a situaciones en las que tenemos que decidir si decimos un sí o un no. Aunque la mayor parte de las veces nos resulta incómodo establecer ciertos límites con el entorno.

Es frecuente que las personas se sientan culpable por decir no, especialmente en situaciones en las que conoces a esa persona o tienes un cierto vínculo, por ejemplo con miembros de la familia.

Es vital comprender que «decir no», no es una falta de respeto o una falta de lealtad hacia la otra persona. Si no que tiene que ver con tus gustos, tus necesidades y valores. 

Eso sí, es una falta de lealtad a tus principios y necesidades.

Supera el miedo a decir no

A veces el miedo a decir no puede ser abrumador. En estos casos es importante tener claro el porqué décimos ese no.

Lo primero es reconocer que todas las personas tenemos derecho a poner límites en aquellos aspectos que no nos gusta o que no queremos. Es la esencia del auto-respeto hacia nosotros mismos y la base del desarrollo de una buena autoestima.

Básicamente, tienes derecho a tomar tus propias decisiones y expresar un no sin temor a las consecuencias.

Revisa tu forma de pensar en torno a las relaciones con las demás personas. Algunas de las razones que suelen expresar las personas que les cuesta decir no está relacionada con no querer lastimar a las personas próximas, resultar grosero, desagradable o poco sociable, entre otras razones.

Es esencial que comprendas que crear tus límites y comunicarlos puede ser una experiencia tremendamente reveladora que ayuda a la mayoría de tu entorno a conocerte y a saber cómo tratarte. Tus necesidades son tan válidas como las de cualquier persona.

Ventajas de saber decir no

  • Estás más conectada con tu autocuidado.
  • Desarrollarás una autoestima sana.
  • Te comportarás de una forma más natural y tranquila.
  • Generarás un estado mental en donde te sentirás menos confusa/o.
  • Ganarás una mayor autoconfianza.
  • Tu entorno sabrá cómo tratarte con respeto y teniéndote en cuenta.

Ser capaz de establecer límites y comprender la importancia de saber decir no es esencial para una buena gestión de tu inteligencia emocional.

Cuáles son las dificultades para decir no

  • La timidez.
  • Déficit a la hora de comunicarnos: no saber qué decir.
  • Falta de gestión emocional: el miedo te paraliza.
  • Creencias rígidas y poco realistas sobre cómo son las relaciones.
  • Estar rumiando con pensamientos sin pasar a la acción.

Aunque te pueda parecer que es difícil saber decir no, es una habilidad que se aprende.

La capacidad de saber decir no está relacionada con la confianza y la autoestima. Cuando una persona tiene baja autoestima y falta de confianza en sí misma, a menudo siente miedo al rechazo, miedo a desagradar por lo que puedan decir de ella.

Desarrolla la asertividad

Cultivar la asertividad te va a ayudar a desarrollar estrategias diferentes para poder expresar lo que realmente piensas y sientes sin la necesidad de herir o de sobredimensionarte a la hora de establecer los límites.

La asertividad es una habilidad que subyace a todas las habilidades de comunicación y de relación.

Recientemente, me he leído un libro escrito por Eric Schuler titulado “La Asertividad” que decía:

La asertividad es una herramienta que te ayuda a ser tú mismo, a no tener miedo ni vergüenza de tus propias convicciones, a defenderte con entusiasmo, sin menospreciar ni mostrarte agresivo hacia quienes no la comparto… Basada en la autoestima, se apoya en el respeto a las propias convicciones si pretender imponerlas a los demás. Su práctica aumenta la confianza en ti mismo y la soltura con las que puedes hacer frente a cualquier situación.

Estrategias para saber decir no

No cabe la menor duda que para poder expresar y saber decir no es necesario observarte más allá del mero juicio, sino más bien, ser consciente de por qué actúas así.

Mi recomendación: Es que te tomes un tiempo para analizarte, saber y comprender que hay detrás de ser condescendiente con tu entorno y profundizar qué hay detrás de esa conducta. Tómate unos minutos y responde a estas preguntas.

  • ¿Qué es lo que temes?
  • ¿En qué contextos te resulta más difícil decir no?
  • ¿Con qué tipo de personas te sucede? ¿O es algo generalizado?

Muchas veces puede suceder qué no sabes, qué hacer porque te siente inseguro. Llevas tanto tiempo mirando a la gente para modificar tu conducta basándote en lo que los demás desean de ti, que no sabes cuáles son tus gustos, necesidades o preferencias.

En estos caso mi recomendación es que inicies un curso de autoestima amplio que te ayude a conocerte y a ser más conscientes de tus fortalezas y cualidades. 

La baja autoestima es como conducir a través de la vida con tu mano rota.

Maxwell Mattz