Psicologos Las Palmas

La técnica para alcanzar los objetivos

la tecnica para alcanzar los objetivos

En los últimos años se ha puesto de moda una “ técnica” para alcanzar objetivos muy extendida en determinados libros de autoayuda o entre “especialistas en coaching”. Se trata de visualizar el objetivo, de interiorizarlo, de vivirlo en sueños, de perseguirlo a toda cosa, de no pensar en nada más.

Lamentablemente, las cosas no funcionan así. Ya nos gustaría. Se ha venido apreciando una creciente estadística de casos en los que la aplicación de estos métodos ha causado una gran frustración. Hoy, ya ha pasado suficiente tiempo como para que tengamos estudios científicos que nos explican qué es lo que está sucediendo, y aportan datos incontestables. Los doctores Oettingen y Mayer hicieron un seguimiento de los dos últimos años entre dos grupos. El primero de ellos había seguido alguna de las llamadas “técnicas de visualización”. El segundo de los grupos lo componían personas que habían alcanzado sus objetivos por otros medios.

Antes de continuar, dejaremos claro que todos debemos tener objetivos y trabajar para lograrlos. Ésa no es la cuestión. Se trata de qué hacemos para perseguirlos. Lo que demostró este experimento es que aquellos que convirtieron el objetivo en una fantasía, tuvieron un mayor índice de fracaso. Las explicaciones que dan los autores son varias. En primer lugar, ya que el experimento se realizó entre jóvenes que estaban a punto de terminar sus estudios, la mayor parte se fijaron objetivos como aprobar sus exámenes, encontrar un trabajo o tener una pareja estable. Pues bien: dos años después, se comprobó que aquellos que habían utilizado alguna “técnica de visualización” habían tenido peores notas, no habían encontrado trabajo o lo habían encontrado de peor calidad y no tenían pareja estable o estaban descontentos con su relación. Por lo general, tenían una mayor sensación de fracaso. Por su parte, los que habían perseguido esos mismos objetivos por otros medios, mostraban un mayor índice de felicidad y se sentían satisfechos de los resultados.

El estudio demostró otras cosas: el grupo de los que habían seguido alguna “técnica de visualización” reconocían haber vivido una fantasía y habían llegado a creer que sus objetivos se cumplirían sólo con imaginarlos. Sus expectativas se habían disparado y habían vivido en un sueño. Por ejemplo, al imaginar a la pareja ideal habían perdido oportunidades de conocer a personas simplemente porque no se adaptaban a su fantasía. Lo mismo sucedía con la situación laboral. Finalmente habían aceptado trabajos muy inferiores a los deseados, al comprobar que habían perdido demasiado tiempo visualizando el empleo de sus sueños que nunca llegaba.

Mientras, los miembros del grupo que había perseguido sus objetivos sin vivirlos como una fantasía, se habían esforzado más en conseguirlos y sentían que habían cubierto sus expectativas o las habían superado. Se habían esforzado por conseguir un buen trabajo y en los dos años transcurridos habían prosperado laboralmente mucho más que el grupo que había convertido su objetivo en una fantasía.

La conclusión es obvia. Todo el mundo debe perseguir sueños, pero nadie debe confundir la realidad con una fantasía. Pensar que algo va a suceder simplemente porque lo hemos imaginado, es como jugar a la lotería y frustrarse cuando no sale nuestro número. Hay otros métodos, de comprobada eficacia, que nos ayudan a fijar objetivos y nos motivan para conseguirlos.

Te animo a ver nuestra guía «consigue tus retos»

Descarga la Guía que te ayuda a alcanzar tus retos

FORTALEZAS

Fortalezas la base más significativa para el desarrollo de una vida plena

¿Qué es un juicio de valor?

Un juicio de valor, es la opinión que da una persona sobre si algo está bien o está mal. Estos juicios están basados en los

SERENDIPIA

Serendipia, suena raro, porque no es una palabra habitual en nuestro vocabulario. Intenta pronunciarlo: serendipia, serendipia, sí, hay que repetirla unas cuantas veces para que

¿QUÉ ES LA RESILIENCIA?

La resiliencia no elimina el estrés ni borra las dificultades de la vida. Más bien, el concepto de resiliencia está relacionado con la capacidad que tiene la persona para afrontar las dificultades.