Psicologos Las Palmas

Cultivar la autodisciplina

autodisciplina

Durante años el concepto de disciplina ha estado estigmatizado y con frecuencia se ha asociado a represión. Sin embargo, estas ideas nada tiene que ver con la realidad.  Básicamente disciplina implica la coordinación de actitudes con las cuales se instruye a las personas para desarrollar habilidades o para seguir un determinado código de conducta u “orden”. Existe la disciplina militar, la disciplina deportiva, la disciplina en el aula, la disciplina en la educación…

Actualmente, se sabe empíricamente que una buena educación  tiene una dosis adecuadas de disciplina y de cariño. De tal manera que a través de ella aprendemos a ser constantes,  a saber decir que no con el fin de conseguir objetivos más beneficiosos, a saber esperar por metas más positivas… Hoy les quiero hablar de autodisciplina.

La autodisciplina es ese componente necesario para poder conseguir algo.  Es una de las claves importantes para nuestro desarrollo personal. A través de ella,  desarrollamos la motivación, persistencia y nos permite lograr el éxito en cualquier aspecto de nuestra vida. Eso sí, no nace por reproducción espontanea. La autodisciplina es como un músculo, mientras más lo entrenes más fuerte te haces pero si entrenas poco más débil te haces.

Vivimos en la sociedad de la inmediatez. Apretamos un botón y tenemos acceso a casi cualquier cosa.  Cuando antes tardábamos semanas o meses en conseguir alguna información hoy en día en tres clip lo tienes a tu alcance. Pero eso sí, se nos olvida que para conseguir metas y objetivos verdaderamente importantes como puede ser terminar unos estudios, bajar de peso, conseguir el empleo de nuestros sueños se necesita tiempo y autodisciplina. Por ejemplo: terminar unos estudios universitarios implica  constancia, perseverancia, postergar cosas que puedan apetecer por horas de estudio para obtener la profesión deseada después de años de esfuerzo y autodisciplina: médico, psicólogo, arquitecto … Otro ejemplo de autodisciplina lo tenemos en los atletas, años de esfuerzo, de sacrificio para conseguir la mejor marca. Sin embargo, la autodisciplina está en las cosas más sencilla como puede ser bajar peso. Cuando te propones bajar peso se necesitan grandes dosis de autodisciplina para saber tener el objetivo claro y no tentarte con alguna cena o algún aperitivo.

¿Qué puedo hacer para desarrollar mi autodisciplina?

La autodisciplina se compone de dos elementos, por una parte es hacer cosas que no quieres hacer y por otra dejar de hacer las cosas que deseas hacer. Imagina por un momento que tienes como objetivo bajar peso y quedas con unas amigas a cenar. Te apetece tomarte el postre pero no puedes. La autodisciplina consistiría en que te tomaras un té en lugar de la tarta de chocolate. En definitiva, haces algo que no te apetece por el objetivo de bajar de peso.

Aquí tienes una serie de recomendaciones para cultivar la autodisciplina

  • No te culpes por no tener autodisciplina. No se trata de que seas una persona débil, simplemente no te han enseñado una serie de habilidades así que puedes desarrollarlas poco a poco.
  • No te compares con otras personas. Cada persona tienes su ciclo de evolución. La comparación no te ayudará en nada. Si te percibes a ti mismo como una persona incapaz de conseguir algo, los demás lucirán más fuertes. Simplemente analiza tu punto de partida y plantéate un reto a mejorar.
  • Establece un objetivo muy específico y traza un plan de actuación. Hazte una hoja de seguimiento, con metas cortas y con el fin de tu objetivo. Por ejemplo: imagina que quiero como meta bajar de peso unos 15 kilos. Primero me propongo metas de dos kilos hasta llegar a mi objetivo final.  Cada vez que consigo llegar a mi micrometa lo marco como un gran éxito. Disfruto del proceso y no lo veo como algo imposible.
  • Acepta que el fracaso está integrado en todo proceso de aprendizaje. No es malo fracasar. Lo importante es seguir trabajando para cultivar las habilidades necesarias y conseguir lo que queremos.
  • Cuando no puedes conseguir lo que quieres márcalo en tu hoja de seguimiento y valora que ha fallado, qué te ha ocurrido. Concéntrate en eso y aprende de ello. Deja de culparte y de encontrarte débil, opta por aprender qué falla y qué necesitas.
  • Para conseguir grandes metas es necesario proponernos pequeños retos.

Ahora que has terminado de leer el artículo, saca un papel, un lápiz y planea un cambio en tu vida. Se puede cambiar, es cuestión de autodisciplina.

FORTALEZAS

Fortalezas la base más significativa para el desarrollo de una vida plena

¿Qué es un juicio de valor?

Un juicio de valor, es la opinión que da una persona sobre si algo está bien o está mal. Estos juicios están basados en los

SERENDIPIA

Serendipia, suena raro, porque no es una palabra habitual en nuestro vocabulario. Intenta pronunciarlo: serendipia, serendipia, sí, hay que repetirla unas cuantas veces para que

¿QUÉ ES LA RESILIENCIA?

La resiliencia no elimina el estrés ni borra las dificultades de la vida. Más bien, el concepto de resiliencia está relacionado con la capacidad que tiene la persona para afrontar las dificultades.