Aprendiendo a aceptarte a ti mismo

aceptarte a ti mismo

¿Tienes pensamientos negativos sobre ti mismo?

¿Piensas continuamente que no haces las cosas todo lo bien que pudieras?

¿Crees que presentas un aspecto físico lamentable que repudias?

¿Te culpas de las cosas que te suceden y nunca te das una oportunidad?

Si te sientes identificado con alguno o varios de esos parámetros, posiblemente la autoaceptación se haya consolidado irracionalmente, en tu “yo” interior, como tu punto más débil. Casi con toda seguridad, todas esas ideas han ido tomando el control de tu mente poco a poco, de tal forma que se han ido convirtiendo en dañinos fantasmas que has terminado de adoptar como parte de tu esencia personal. En otras palabras, aceptarte a ti mismo está siendo un problema.

Ante esta problemática, he de comentarte que todavía estás a tiempo de cambiar, todavía puedes aprender a aceptarte a ti mismo, a valorarte, aunque ello requiera su tiempo, dedicación y predisposición. Así, el primer paso para conseguirlo es justamente estar predispuesto al cambio. Luego, deberás buscar las mejores formas de conseguir convertir tus antiguas respuestas en intentos de reducir el sufrimiento derivado de la no aceptación.

Hoy te propongo unos pasos básicos con la que pretendo ayudarte a mejorar el concepto que tienes de ti mismo: 

• Márcate como tarea el practicar la aceptación a diario. Acéptate tal y como eres, con tus virtudes y tus defectos, asume tus pensamientos y dale un chance a tu estado emocional.

• Pídete perdón, discúlpate contigo mismo y date la oportunidad de empezar a conocerte.

• Cambia tu relación con esos pensamientos poco o nada deseables y aprende a verlos como espectros dañinos para ti.

• Valora a la gente que te rodea.

• Relaciónate con gente que acepta y respeta a los demás; esto te servirá de apoyo.

• Celebra tus fortalezas.

• Sé amable contigo mismo.

• Intenta ver en el error un aprendizaje. La equivocación es la mejor maestra.

• Llega a un acuerdo con tu propio “yo” interior de aceptación, apreciación y entendimiento.

• Construye tus propias técnicas de concienciación.

• Asume los malos pensamientos; aprende a verlos como parte de una realidad que sucede y que te causa daño.

• Asimila que la aceptación no es resignación.

• No te juzgues ni califiques por tus logros ni tus fracasos.

Al aceptar nuestras características no estamos rechazando la idea de mejorar, progresar, desarrollarnos ni crecer como personas. Simplemente, estamos aceptando la realidad tal y como es, sin descartar la posibilidad de cambiar.

El influyente psicólogo y psiquiatra Carl Gustav Jung decía que «no podemos cambiar nada hasta que nosotros lo aceptamos. La condena no libera, oprime».

¿Te has propuesto ya empezar a aceptarte?

FORTALEZAS

Fortalezas la base más significativa para el desarrollo de una vida plena

¿Qué es un juicio de valor?

Un juicio de valor, es la opinión que da una persona sobre si algo está bien o está mal. Estos juicios están basados en los

SERENDIPIA

Serendipia, suena raro, porque no es una palabra habitual en nuestro vocabulario. Intenta pronunciarlo: serendipia, serendipia, sí, hay que repetirla unas cuantas veces para que

¿QUÉ ES LA RESILIENCIA?

La resiliencia no elimina el estrés ni borra las dificultades de la vida. Más bien, el concepto de resiliencia está relacionado con la capacidad que tiene la persona para afrontar las dificultades.