Psicologos Las Palmas

POR QUÉ NOS CUESTA CAMBIAR

cambiar

¿Te has planteado cambiar algo? ¿Cómo ha sido tu experiencia? ¿Ha sido rápido o lento? ¿Has abandonado en algún momento ese objetivo o lo has conseguido? ¿Cuánto tiempo has tardado? Sí, me refiero a esos objetivos que muchas veces nos proponemos, como puede ser: bajar de peso, dejar de fumar, hacer amigos nuevos, relacionarnos con los demás, practicar deporte, cambiar lo que pensamos sobre nosotros, terminar los estudios, aprender un idioma…en fin, la lista puede ser enorme. Muchos de ellos suelen ser objetivos terapéuticos.
Aunque vivimos en la sociedad de la prontitud, en la que con un solo clip podemos tener lo que queramos. Sin embargo, cuando se trata de cambiar algo de verdad las cosas son diferentes. Otras muchas veces, a pensar de ser necesario un cambio, no lo hacemos.  Todo cambio necesita un proceso que no suele ser nada fácil y sencillo. No es una cuestión de todo o nada, sino que se corresponde con todo un proceso que tiene sus fases.

¿Te has preguntado qué es lo que ocurre en terapia cuando una persona se plantea cambiar algo que no le gusta?

James Prochaska y Carlo Diclemente han centrado su investigación en estudiar el fenómeno del cambio intencional, desarrollando un modelo transteórico compuesto de estadios, procesos y niveles.  Según este modelo, el cambio es una rueda dividida en fases que van superándose hasta que se logra. Con la advertencia de que en cada fase reaparece el problema a lo que se le ha denominado recaída.
Básicamente, se parte de la premisa de que el cambio comportamental es un proceso y que las personas tienen diversos niveles de motivación, de intención de cambio. Esto nos permite a los psicólogos planear intervenciones y programas que responden a las necesidades particulares de cada uno dentro la sociedad y de su contexto natural.

ETAPAS DE CAMBIO

Aquí lo más importante es entender que todo cambio es un proceso. Además, puede ocurrir que cada etapa no necesariamente lleve a la otra. Nos podemos estancar, podemos tener recaídas y volver a empezar. En otras palabras, los procesos de cambio son aquellas actividades y eventos que conducen a conductas exitosas en el cambio (Álvarez, 2008)
Cuando decidimos cambiar no suele ser una decisión de la noche a la mañana, lleva su tiempo. Antes de cambiar, es probable que llevemos tiempo pensando en ello, pasamos por varias fases previas.

1.- PRE-CONTEMPLACIÓN

Esta fase se caracteriza por la Negación. Básicamente, la persona en esta fase no tiene interés en cambiar nada. Niega el problema a pesar de que su entorno lo vea claro.  Minimizan las ventajas de cambiar y sobrestiman las desventajas no estando conscientes de sus faltas. Externalizan las responsabilidades y sobrestiman las desventajas. Las frases que suelen utilizar son “A mi no me corre nada…”, “Yo lo controlo perfectamente…”, “De algo me tengo que morir…”

2.- CONTEMPLANCIÓN

En esta fase comienza la persona a considerar cambiar su comportamiento. Sopesa las ventajas y desventaja, evalúa la conducta que no le gusta frente a cómo le gustaría ser. Sin embargo, aunque la persona comienza a considerar cambiar, aún no asume el compromiso específico para actuar en ese sentido, con lo cual puede pasar mucho tiempo en esta fase, diciéndose así misma que va a cambiar algún día. Se produce una fuerte ambivalencia entre querer cambiar y a la vez querer permanecer igual. El motivo principalmente es la falta de confianza porque surgen una cantidad de pensamientos negativos entorno a la eficacia que lo único que consiguen es paralizar. Esto puede llevar a permanecer mucho tiempo en esta fase.

3.- PREPARACIÓN

Es la fase, en donde la persona ya toma una decisión y tiene un compromiso propio para hacer pequeños cambios. Comienza a tener expectativas concretas en relación al cambio, tiene una consciencia muy definida sobre los pros de cambiar su comportamiento. Suele tener un plan para actuar o participar en alguna actividad. Además, en esta fase la persona se siente motivada para conseguir sus objetivos.

4.- ACCIÓN

En esta fase, la persona realiza cambios objetivos, mesurables y exteriorizados de su comportamiento que tienen una duración entre uno a seis meses. La acción en sí misma produce la modificación de la conducta problema. Se comienza a conseguir objetivos específicos. Es la etapa, en que la persona se valora con mayor autoeficacia pero a la vez es la etapa con mayor riesgo de recaída o de volver a adquirir los hábitos que está intentando superar.

5.- MANTENIMIENTO

Es la fase en que la persona ha realizado modificaciones explícitas en sus estilos de vida y está trabajando para evitar recaídas. En esta etapa, la persona se encuentra menos tentada y crece cada vez más la confianza de que puede continuar sus cambios. En diversas investigaciones, se pone de manifiesto que el tiempo promedio de esta etapa dura entre seis meses a cinco años.
A medida que la persona va avanzando en las diferentes etapas del cambio, el equilibrio decisional varía de manera crítica. Cuando una persona se encuentra en la fase de precontemplación, los pros a favor del cambio de comportamiento son superados por los contras relativos al cambio y a favor de mantener el comportamiento existente. De tal manera, que cada fase integra cambios que favorece el concepto de autoeficacia, que se basa en la idea del grado de confianza que la persona tiene para mantener el cambio de conducta deseado en situaciones que a menudo desencadenan una recaída en el comportamiento no deseado o nocivo para la salud.
La consciencia de la existencia de estas fases es fundamental para ayudarnos a comprender que nos esta pasando, en que momento del cambio nos encontramos y las dificultades futuras que van a surgir en el proceso, para así prepararnos para sortearlas de la mejor manera posible. Animo a todos a tenerlas presente y reconocerlas para facilitar los logros de cambio en nuestra vida.
No dejemos de crecer cambiando nuestras mentes, citando a Bernard Show “El progreso es imposible sin cambio, y aquellos que no pueden cambiar sus mentes no pueden cambiar nada”.
 

FORTALEZAS

Fortalezas la base más significativa para el desarrollo de una vida plena

¿Qué es un juicio de valor?

Un juicio de valor, es la opinión que da una persona sobre si algo está bien o está mal. Estos juicios están basados en los

SERENDIPIA

Serendipia, suena raro, porque no es una palabra habitual en nuestro vocabulario. Intenta pronunciarlo: serendipia, serendipia, sí, hay que repetirla unas cuantas veces para que

¿QUÉ ES LA RESILIENCIA?

La resiliencia no elimina el estrés ni borra las dificultades de la vida. Más bien, el concepto de resiliencia está relacionado con la capacidad que tiene la persona para afrontar las dificultades.