La gratitud tras un trauma, ¡sé agradecido!

La gratitud

“Cuando una puerta de felicidad se cierra, otra se abre. Pero con frecuencia miramos tanto a la puerta cerrada que no somos capaces de ver la puerta que se ha abierto frente a nosotros”

– Hellen Keller

Habitualmente, cuando nos vemos involucrados en alguna situación complicada, llamémosla en este caso trauma, y la superamos, solemos adoptar actitudes bastante diversas. Después de una experiencia traumática, hay quienes se sienten más fuertes y aseguran tener relaciones más profundas, duraderas o incluso abarcan la posibilidad de abrirse a nuevas alternativas en su vida. Lo que realmente resulta sorprendente es el hecho de que haya otro grupo de individuos que expresa incluso agradecimiento tras haber experimentado vivencias dolorosas.
Aunque pueda resultar chocante, existen investigaciones que así lo estiman. Un ejemplo de ello es el de los estudios realizados por Powell y Garlington el pasado 2012, en los que se corroboró que un porcentaje significativo de individuos declaraba haber notado un cambio positivo como resultado de su experiencia tras un trauma, lo que les conducía al agradecimiento.
Si bien la gratitud, o lo que es lo mismo, el agradecimiento no era concebida como un aspecto perteneciente al campo de la Psicología en un primer momento, luego se descubrió que podría ser muy efectiva en este ámbito. Empezó a hablarse de la gratitud en Psicología Positiva cuando se dieron cuenta de que había aspectos en el ser humano que le permitían desarrollarse y progresar; y fue entonces cuando comenzó a concebirse como fortaleza psicológica.
La gratitud, para que nos entendamos, es una actitud que nos indica que somos conscientes de aquellas cosas buenas que nos han sucedido y es por ellas que mostramos agradecimiento. Supone asimismo el reconocimiento de aquellos aspectos pretéritos por los que hemos pasado, que de alguna manera nos han favorecido y por ende, han constituido algo agradable, positivo para nosotros.
Por ejemplo, una ruptura amorosa siempre es dolorosa y podría suponer un trauma para cualquiera. Ahora bien, una vez rebasada esta adversidad, entenderemos que tal vez, si la relación no era sana y no nos hacía felices, separarnos fue lo mejor que pudimos hacer. Será entonces cuando mostremos agradecimiento por no haber continuado con una historia que no habría tenido futuro o que nos habría hecho unos desdichados el resto de nuestras vidas.
El agradecimiento nos ayuda así a atravesar los malos momentos, pues cuando se declara un sentimiento de gratitud también se está manifestando una sensación de lucha contra el trauma y la adversidad. Es otra forma de progresar, de recuperarse, de encontrar una salida a los problemas. Es, en definitiva, una virtud de la fortaleza mental que deberíamos apreciar y considerar si queremos avanzar cada día.
 

Y tú, ¿eres agradecido con lo que te sucede?

 

FORTALEZAS

Fortalezas la base más significativa para el desarrollo de una vida plena

¿Qué es un juicio de valor?

Un juicio de valor, es la opinión que da una persona sobre si algo está bien o está mal. Estos juicios están basados en los

SERENDIPIA

Serendipia, suena raro, porque no es una palabra habitual en nuestro vocabulario. Intenta pronunciarlo: serendipia, serendipia, sí, hay que repetirla unas cuantas veces para que

¿QUÉ ES LA RESILIENCIA?

La resiliencia no elimina el estrés ni borra las dificultades de la vida. Más bien, el concepto de resiliencia está relacionado con la capacidad que tiene la persona para afrontar las dificultades.

Salir de la versión móvil