Superar las heridas del pasado

heridas del pasado

Si una cosa tengo clara es que de una forma u otra, todos hemos sufrido en algún momento de nuestra vida. Ninguno de nosotros estamos exentos de sufrir y lamentablemente, la mayor parte de las veces esas heridas del pasado no se olvidan tan fácilmente. Avanzar o quedarnos anclados en el pasado son las opciones que podemos tomar. Ahora bien, la diferencia está en qué hacemos con esas heridas, y  en cómo gestionamos nuestro dolor.  Y como si de un disco rayado se tratara, el pasado regresa en la medida que no sanamos la herida. En pocas palabras ¿cómo dejar las heridas del pasado y seguir adelante?

Hay tantas posibles heridas del pasado como personas en el mundo pero empecemos por lo más básico. Unos de los elementos que afecta a que las heridas perduren en el tiempo es el sentimiento de culpa. Es habitual culpar a los otros de nuestro dolor. Desde el momento que alguien nos hace daño o nos ha ofendido de alguna manera. Queremos que de alguna forma se disculpe y reconozca lo que han hecho mal. Así que nos aferramos a esa herida del pasado, revivimos el dolor una y otra vez.  No dejamos de pensar ello y de esta forma no avanzamos.

Otras veces nada tiene que ver con las personas del entorno, ni con nosotros mismos. En ocasiones, hay situaciones que no podemos controlar, como puede ser la muerte de un ser querido o una enfermedad crónica o dolorosa. En esos casos, lo fundamental es “soltar” el dolor y aprender a “vivir en el hoy”.  Obviamente, todo necesita su tiempo y su duelo. Es importante expresarnos, llorar, y procesar lo ocurrido.

5 formas de dejar de lado las heridas del pasado.

La idea fundamental de la que tienes que partir es que quieres avanzar y pasar página en tu vida, para ello tienes que estar abierta a pensar de otra forma y mirar hacia el futuro. Éstas son algunas de las estrategias que puedes utilizar.

1.- Toma la decisión de dejarlo ir.

Es el momento de dejar de estar reviviendo una y otra vez lo que ocurrió en el pasado. Cada vez que aparezca en tu cabeza “déjalo ir”, no te quedes dándole forma. Comprométete contigo mismo en dejar ir los recuerdos que te atormentan. Lo sé, es duro, pero opta por ser feliz. Esta elección es muy importante que la hagas ya que de esta manera evitarás autosabotearte.

2.- Expresar su dolor y su responsabilidad.

Expresa el dolor que sientes. Lo puedes hacer de muy diversas formas, bien sea directamente con la persona o simplemente a través de un amigo, diario, email que nunca enviarías. El hacerlo te ayudará a entender con más profundidad lo que produce tu dolor. Somos parte de una situación, de esta forma estamos dentro un continuo y aunque podamos no ser tan responsables en el daño podemos ser parcialmente responsables. ¿Qué podrías haber hecho? ¿Vas a dejar que tu dolor se convierta en tu identidad? ¿O eres una persona más profunda y compleja que eso?

3.- Deja de ser la víctima y de culpar a los otros.

Ser víctima nos hace  falsamente sentir mejor y nos aleja de nuestra responsabilidad. Es importante que entiendas que no tienes la verdad absoluta de nada y que tus sentimientos son una parte y no toda. “Tus sentimientos son sólo una  parte de una gran cosa que llamamos vida que está llena de entresijos complejos. En todo momento estas eligiendo – sentirte  mal por acciones de otras personas o empezar a sentirte bien. Tienes que aprender a asumir la responsabilidad de tu propia felicidad y no darle tanto poder a otras personas. Puedes preguntarte lo siguiente ¿Por qué dejas que alguien que te hizo daño en tu pasado tenga tanto poder en el presente?

4.- Centrarte en el “aquí y ahora” y en los momentos alegres.

Céntrate en el presente, en el aquí y ahora. En los pequeños momentos que tienes, en tu proyecto actual y en tu elección de avanzar. Si aparecen los recuerdos del pasado déjalos estar, reconócelos un momento y después centrarte en algo de tu presente. El verdadero protagonista de tu vida es “TU PRESENTE”.

5.- Perdónalos a ellos y ti mismo

Esta es la parte más importante a la vez que más difícil. Es probable que tengamos que olvidar comportamientos duros de otras personas pero no perdonar es quedarnos atascados en la terquedad, en nuestro dolor y con ello no avanzamos. Para pasar página es necesario perdonar.

Se que el tema de hoy es delicado, soy consciente que es increíblemente difícil dejar de lado el dolor de uno, sobretodo sin llevamos tiempo anclados en él pero la vida no debe ser definida por el dolor que sientes. No es sano para ti, ni es calidad de vida. Cada día estas eligiendo cómo quieres sentirte.

FORTALEZAS

Fortalezas la base más significativa para el desarrollo de una vida plena

¿Qué es un juicio de valor?

Un juicio de valor, es la opinión que da una persona sobre si algo está bien o está mal. Estos juicios están basados en los

SERENDIPIA

Serendipia, suena raro, porque no es una palabra habitual en nuestro vocabulario. Intenta pronunciarlo: serendipia, serendipia, sí, hay que repetirla unas cuantas veces para que

¿QUÉ ES LA RESILIENCIA?

La resiliencia no elimina el estrés ni borra las dificultades de la vida. Más bien, el concepto de resiliencia está relacionado con la capacidad que tiene la persona para afrontar las dificultades.