trastorno por atracon

TRASTORNO POR ATRACÓN

Cuando la comida se convierte
en nuestro desahogo

El trastorno por atracón implica períodos recurrentes de atracones de comida, normalmente hipercalórica, que puede producirse varias veces a la semana. Esta ingesta de comida compulsiva varía ampliamente de una persona a otras. Algunas personas pueden llegar a consumir grandes cantidades de comida durante el atracón.

Afecta al 2% de la población mundial
y puede causar niveles altos de colesterol y diabetes.

El trastorno por atracón no tiene que ver sólo con la comida, sino que es una forma que tiene la persona para lidiar con la frustración, las dificultades a nivel emocional, ansiedad o depresión.

¿Cuáles son los principales síntomas del
trastorno por atracón?

Come mucha comida en poco tiempo.

Suele ser como una forma de desahogo. Después de un día estresante, por ansiedad o tras una discusión…

La persona se siente liberada y con alivio durante el atracón, pero después experimenta sentimientos de vergüenza, culpa o pérdida de control.

Come grandes cantidades sin tener hambre. Puede llegar a comer más de 3.000 a 5.000 kilocalorías en cada atracón.

Suele experimentar sentimientos intensos de infelicidad y angustia.

La persona siente que no tiene control o que no puede controlar lo que ingiere.

La característica esencial del trastorno de atracón son periodos recurrentes de atracones que se produce al menos una vez por semana en donde la personas tiene la sensación de falta de control.

Relacionado con la obesidad

El trastorno por atracón se asocia con sobrepeso y la obesidad. Comparte con la bulimia nerviosa los atracones recurrentes, pero difiere de ella en la no existencia de purgas y ejercicios exagerados.


Además, se asocia con el estado de ánimo, ansiedad, problemas del sueño, trastornos límites.

Es más común en mujeres que en hombres.

El inicio de los atracones puede ser en la adolescencia o a principios de los 20 años.

Te podemos ayudar

Tomar la decisión de tomar las riendas de tu vida, tener la sensación de control  y de poder gestionar los atracones es un paso muy  importante.
 En ocasiones, nos cuesta pedir ayuda o nos da vergüenza,
pero créeme cuando te digo que estamos para ayudarte.
Buscar soluciones en aquellos que te interfieres
para tus bienes estar es el mejor paso que puedes dar.

El circulo vicioso que encadena
el trastorno por atracón

La persona tiene poco control cuando entra en esta espiral.

Todo comienza cuando la persona se siente abrumada, estresada, con la sensación de incapacidad o simplemente ha tenido un momento de conflicto y de frustración.
Justo ahí, siente la necesidad de comer, pero es un impulso automático, sin control.


Come principalmente comida hipercalórica:
patatas fritas, dulces, galletas, chocolate…
Y come hasta que no pueda más, incluso puede llegar a tener dolor.


Una vez que sucede esto, comienza la sensación de incapacidad, de vergüenza, culpa y fracaso.
Toma consciencia de que no puede controlar la situación.

¿Cuando surgió el concepto de trastorno por atracón?

En los años 50 de la mano del Dr. Albert Stunkard de la universidad de Pensilvania se observó que algunas personas obesas presentaban algunos problemas específicos. Se utilizó la palabra binge (atracón). Stunkard (1959) describió el atracón como un patrón distintivo de esta población cuya característica central era el consumo de una gran cantidad de comida en un periodo relativamente corto de tiempo, seguido de malestar y de sentimiento de culpa.

Esta observación fue ignorada hasta finales de los 80 cuando comienzan a salir publicaciones con algunas cifras: entre el 20% y el 50% de los obesos sufren atracón; alrededor del 25-30% de los obesos que buscan tratamiento
para obesidad presentan episodios recurrentes de sobreingesta.

¿Cuales son las causas del trastorno por atracón?

Los trastornos de alimentación son complejos.
Las posibles causas implican una variedad de aspectos biológicos, psicológicos y socioculturales.
La teoría actual sugiere que el trastorno por atracón puede tener “base neurológica con factores
de riesgo genéticos y ambientales”.

Diferentes investigaciones sugieren que las personas con trastorno por atracón tienen una mayor sensibilidad a la dopamina, que es la responsable de aumentar el deseo por ciertos alimentos.
Las neuronas de dopamina son neurotransmisores que se activan cuando sucede algo bueno, siendo parte del proceso natural de la recompensa.

El trastorno por atracón se da más en mujeres que en hombre.
La edad de aparición se da entre los 23 a los 25 años.

En muchas ocasiones son el resultado de restricciones en la dieta a lo largo de día. Suelen ser personas que pasan grandes tiempos sin comer o de haber hecho una dieta muy restrictiva.

Antecedentes familiares. Suelen venir de familias donde no hay hábitos sanos o han padecido algún desorden alimenticio.

El trastorno por atracón se da más en mujeres que en hombre.
La edad de aparición se da entre los 23 a los 25 años.

Factores psicológicos. Casi el 80% de las personas con trastorno por atracón padecen: ansiedad, fobias, depre-sión, trastorno de estrés postraumático,
abuso de sustancia…

Factores ambientales. Tendencia al perfeccionismo. Buscando en la comida la satisfacción que no han hallado a lo largo de su jornada sobre todo cuando haya momento de frustración, estrés o desencuentros.

Te podemos ayudar

El objetivo esencial para que puedas superar los atracones
es lograr que desarrolles una relación sana con la comida.
Te ayudamos a establecer buenos hábitos,
tratamos los aspectos emocionales que hay detrás de los atracones
y estableceremos objetivos con los que te puedas comprometer. 

¿Cómo saber la gravedad del trastorno por atracón?

Según los criterios del DSM-5 la gravedad del trastorno varía dependiendo la frecuencia de los atracones.

Leve: 1-3 atracones a la semana.
Grave: 8 -13 atracones a la semana.

Moderado: 4-7 atracones a la semana  Extremo: 14 o más atracones a la semana

La baja autoestima es un factor subyacente común en los trastornos de alimentación.
Un atracón puede llevar a la autoculpa y un mayor daño a la autoestima.

¿Hay diferencias hay entre
el trastorno por atracón y la bulimia?

La diferencia principal entre el trastorno por atracón y el trastorno de bulimia nerviosa se centra en la ausencia  de conductas compensatorias de control de peso, autoinducción del vómito, abuso de laxantes u otros fármacos, ayuno y ejercicio físico excesivo. Además, no presentan una distorsión de la imagen corporal propia de los bulímicos.

¿Qué consecuencias tiene el trastorno por atracón?

Se podría decir que una de las consecuencias el aumento de peso, ya que en muchas ocasiones la ingesta se basa en comida basura: patatas fritas, chocolatinas, galletas, pasta…

Todo ello favorece la aparición de enfermedades como la diabetes y la hipertensión. Aunque, este trastorno tiene grandes consecuencias a nivel físico  tiene un impacto mayor en el ámbito psicológico de la persona.

Tras el atracón la persona sufre una profunda vergüenza, autodesprecio  y tiene grandes dosis de descontrol. En muchas ocasiones puede llevarle a tener conductas autolesivas.

La depresión y la ansiedad son común en personas que tienen el trastorno por atracón Baja autoestima, dificultades para resolver situaciones estresantes….tristeza y vacío todo el rato.

Artículos del blog que te puedan interesar:

No hay artículos para esta especialidad

Soy Paula, tu psicóloga,
quiero ayudarte

Escríbeme el tema que te preocupa
y me pondré en contacto contigo lo antes posible: