terapia individual

Cultivar una buena actitud trae calma y la calma, una buena mirada.

Te ayudo a conseguirlo

La terapia individual tiene como objetivo cultivar una mejor relación contigo misma/o.

La terapia es un proceso cuyo objetivo es ayudar a la persona en aquellas áreas de su vida
que necesita un cambio o que se encuentre bloqueado. De tal manera, que la persona desarrolle su potencial. Ayuda a superar obstáculos, dificultades, bloqueos que impiden a la persona tener una vida satisfactoria y feliz.

¿Cuándo sé que debo ir a terapia?

Bastantes personas creen que acudir a terapia es sólo para aquellos que “están mal” o que tiene alguna enfermedad como puede ser depresión, ansiedad… Lo cierto, es que la terapia abarca muchos aspectos y gran parte de ellos tiene que ver con saber comprendernos, entender lo que nos sucede, favorecer el autoconocimiento y establecer hábitos sanos tanto con el entorno como con nosotros mismos.


Las razones por las cuales puedes venir a terapia son muchas: miedos, pensamientos negativos, baja autoestima, falta de confianza… Principalmente, cuando sientes que te metes en una espiral de la que no sabes salir, que llevas tiempo intentando cambiar y no lo consigues…

Todos, en algún momento de nuestra vida necesitamos tener
claridad, comprender lo que nos sucede y nos bloquea.

A través de la terapia comprendemos lo qué ocurre y nos da la posibilidad de abordarlo desde una perspectiva sana.

“El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional”

Buda

Si te encuentras en alguna de estas opciones es importante que acudas a terapia.

Insatisfecha/o contigo misma y piensas que tu vida no es la que deseas.

Vives en una montaña rusa de emociones que no controlas.

Te de vergüenza expresar tus opiniones y piensas que no son importantes.

Te sientes indeciso ante cualquier situación y necesitas preguntar a tu entorno para saber qué hacer.

Te preocupas constantemente por cualquier cosa que pasa. ¡No paras de pensar!

Cuando estás en pareja dejas de ser tú y te vuelcas en la otra persona.

No sabes decir que no.

La tristeza, el desánimo son una constante y apenas tienes ganas de afrontar el día a día.

La inseguridad marca tu vida hasta el punto que te bloquea y no haces lo que te gustaría.

Te atormentan pensamientos obsesivos que no tienen mucho sentido para ti pero que no puedes controlar.

Te despiertas en la noche a comer compulsivamente.

Tienes la mecha más corta de lo habitual y afecta a tus relaciones con tus hijos, pareja, amistades.

Sientes que no estás funcionando al 100%.

El miedo se apodera de ti y sientes que controla tu vida. Has dejado de hacer cosas.

Te sientes estancado y bloqueado.

Repites patrones que no quieres.

Sientes que no encajas, que las cosas deberían de ser de una forma y no lo son.

No consigues tener hábitos que realmente te gustarían.
No eres constante.

Has vivido situaciones difíciles en tu infancia.

Te ayudamos a dar el paso

Es una decisión importante y muchas veces no es fácil pero si estás buscando soluciones en aquellos que te interfiere en tu bienestar y en tu calidad de vida.
Cuenta conmigo para ayudarte.

¿Cómo es una terapia?

Cada terapia es única

Lo que sentimos y pensamos no procede de lo que nos está sucediendo, sino de cómo nosotros interpretamos y nos relacionamos con lo que nos sucede. Todo ello va a estar determinado por nuestro aprendizaje de vida y por nuestra propia historia. ¡Cada persona es única!

Por tanto, diseño una terapia única para la persona que acude a la con-sulta. Adaptándola a sus necesidades y situaciones específicas. Siempre dentro de un marco, de empatía, cercanía, respeto y confidencialidad…

Para ello me muevo dentro de un enfoque integrativo que me permita abordar las diferentes situaciones y problemas con las técnicas psicológi-cas más eficaces. Es decir, dada la experiencia profesional, más de una dé-cada, y la formación específica utilizo una gran variedad de técnicas pres-tando especial atención a la necesidad de la persona con el fin de utilizar alternativas adecuadas a la dificultad que presenta.

En terapia te encontrarás un espacio para el autoconocimiento y el crecimiento personal. Un lugar donde poder expresar tus pensamientos y sentimientos con libertad sin sentirte juzgada. Donde adquirirás herramientas que te permitan
lograr el bienestar que deseas para tu vida.

Debe ser guiada por un psicólogo o psicóloga

¿Con qué me voy a encontrar en terapia?

Para mí, mi profesión es vocacional. Cuando una persona se sienta en la consulta se convierte en una prioridad donde me centro en poderla ayudar en toda su dificultad y en el abordaje directo de lo que le pasa.

Ayudar a la persona con su sufrimiento es prioritario. Me intereso y acepto cualquier tipo de vida, para mí todas son respetables y doy fe de que todas las personas tienen fortalezas y aspectos positivos que pueden desarrollar para convertirse en la persona que de-sean.

Mi actitud es cercana, me gusta involucrarme en comprender y me intereso por las circunstancias que envuelven la vida de la persona.

En una primera sesión tomamos datos y tendremos una primera aproximación sobre lo qué está sucediendo. Generalmente, estaremos entre 2 a 3 sesiones evaluado y analizado la situación para posteriormente comenzar la terapia propiamente dicha.

Entiendo la terapia como un proceso activo, donde hay un tándem entre la persona y el psicólogo, de tal manera que la persona estará implicada con ejercicios, lecturas, hábitos nuevos durante todo el proceso terapéutico.

Fases en las que se desarrolla una terapia

En esta primera fase tenemos una toma de contacto sobre la problemática y la situación. Recogemos datos sobre cómo se siente la persona, qué piensa y cómo actúa.

En esta fase, hablamos con la persona sobre lo que ocurre y los pasos a seguir. Con el fin que la persona pueda entender lo que le sucede y dotarla de herramientas útiles.

Consiste en una fase de inte-gración que le permite a la persona implementar nuevos hábitos, herramientas que le ayuden ante la situación.

En esta fase, trabajamos (los pensamientos, emociones, expectativas, conductas) que pueden estar interfiriendo en que te sientas bien contigo misma.

Evaluamos el proceso contigo con el fin de ver el progreso y tener un seguimiento de los cambios.

¿ Cuánto es el tiempo estimado de una terapia?

Las sesiones individuales tienen una duración de 60 minutos. La frecuencia entre las mismas dependerá de
las necesidades y disponibilidad de cada persona. Inicialmente, en el primer mes las personas vienen cada semana que pasará a ser quincenal cuando se perciben mejorías significativas.

Artículos del blog que te puedan interesar:

No hay artículos para esta especialidad