¿Cómo saber si estamos en una relación tóxica?

Probablemente, uno de los aspectos más difíciles en una relación que no avanza es determinar dónde radica el problema. Esta dificultad para identificar los posibles fallos de la relación muchas veces viene dada por el hecho de que terminamos acostumbrándonos a ellos. Es entonces cuando entramos en un bucle de prejuicios y malos hábitos para la relación de los que nos cuesta desprendernos. Saber cuando se está inmerso en una relación tóxica o simplemente estamos ante una crisis es clave para nuestra propia estabilidad.
En ocasiones se vive con la creencia de que “el verdadero amor es incondicional” hagas lo que hagas te amaré igual. En un libro Los límites del amor de Walter Riso dice así:

“Sin condiciones, en las buenas y en las malas, bajo cualquier circunstancias, en la infidelidad, en los golpes, en la explotación, en el desamor, en el rechazo, en la burla, en la indiferencia, en la profundidad de los infiernos. No importa qué hagas, yo estaré allí, con mi amor siempre fresco, activo, dispuesto….”

 Y yo me preguntó ¿A quién se le pudo ocurrir tal cosa? ¿Es que en el amor no se puede tener derechos básicos? ¿Qué ocurre si amas pese a todo y haga lo que haga? ¿En qué tipo de persona te conviertes? Estoy de acuerdo con Walter Riso cuando dice “Juremos menos y construyamos más”. Eso sí, sin olvidarnos de nuestra esencia como persona que implica tener conciencia de lo que somos, no reprimir nuestro derecho a la protesta ni a poner límites en aquello que no aceptamos.

¿Cómo saber que estas en una relación tóxica?

 Estas son algunas de las señales de alarma que te indican que estás en una relación tóxica son:

  1. Los insultos. Son una falta de respeto y de desconsideración hacia ti. Las humillaciones no son sanas.
  2. La dependencia a su consentimiento en todo. El hecho de necesitar la aprobación del otro para poder realizar ciertas actividades es una forma de control y de abuso psicológico.
  3. Las discusiones en las que se ordenan, se dictan normas, conductas. Las discusiones en la relación son normales; ahora bien, la imposición de comportamientos determinados es intolerable. No aceptar como eres e imponerte una forma de comportamiento determinada.
  4. La falta de apoyo. La no aprobación de los nuevos retos y avances profesionales que te hayas propuesto, la no satisfacción ante tus méritos son también señales de una relación poco fructífera.
  5. Los golpes. No se justifican con nada. Ni los empujones, ni las bofetadas son aceptables en una relación. Ni hay ninguna razón por fuerte que pueda parecer que los justifique. ES DENIGRANTE para la persona
  6. La anulación de tu personalidad y el fomentar tu baja autoestima. Una relación sana debe caracterizarse justamente por todo lo contrario. Que resalte tus defectos, que haga burlas de ellos o de las posibles equivocaciones que puedas tener, que apenas hable sobre tus méritos y de tus aspectos positivos. TODOS TENEMOS ASPECTOS POSITIVOS.
  7. El rechazo, la negatividad hacia tu entorno. Tu entorno forma parte de ti y, por tanto, debe respetarlo. Cuando se evita tener contacto con tus amigos y familiares justificándolo por miles de razones hace que no respete tu ambiente, ni respete lo que tú quieres y amas.
  8. La manipulación. Tratar de cambiarte manipulándote no es nada bueno para ninguno de los dos. No le des permiso para cambiarte. Los manipuladores no manipulan a cualquiera. Si lo hacen es porque de alguna forma les hemos dado lugar a ello.
  9. El hecho de no aceptar ni respetar tu opinión. Las relaciones dictatoriales en las que uno siempre tiene la razón y en las que la única opinión válida es la de uno no son saludables. PODEMOS PENSAR DE FORMA DIFERENTE.
  10. Te culpa de todo cuanto le sucede, en lugar de buscar tu apoyo para tratar de solucionar sus problemas. De esta forma no asume su responsabilidad en sus acciones.
  11. Avergonzarse de ti. Evitar mencionarte en las conversaciones, llevarte a conocer a su familia o amigos no es buen indicio.
  12. Someterte a trampas continuamente. Esto indica una falta de confianza hacia ti.
  13. La idea de sentir cierta frustración o ira hacia ti tampoco trae nada bueno.
  14. El no comprometerse para contigo ni brindarte estabilidad emocional es otra de las manifestaciones de una relación no sana.
  15. En el caso de las relaciones en las que hay hijos frutos de una anterior relación, el hecho de presionarte o hacerte elegir entre los hijos y él o ella es otra forma de manipulación.

 
Si crees que estás ante una relación dañina, debes saber que aún estás a tiempo de cambiar los hilos de tu relación con ayuda a un psicólogo e iniciar una terapia que te ayude a conocerte mejor, a saber cuales son tus fortalezas y debilidades. NO TE ABANDONES, TÚ TAMBIÉN ERES ALGUIEN.
 

FORTALEZAS

Fortalezas la base más significativa para el desarrollo de una vida plena

¿Qué es un juicio de valor?

Un juicio de valor, es la opinión que da una persona sobre si algo está bien o está mal. Estos juicios están basados en los

SERENDIPIA

Serendipia, suena raro, porque no es una palabra habitual en nuestro vocabulario. Intenta pronunciarlo: serendipia, serendipia, sí, hay que repetirla unas cuantas veces para que

¿QUÉ ES LA RESILIENCIA?

La resiliencia no elimina el estrés ni borra las dificultades de la vida. Más bien, el concepto de resiliencia está relacionado con la capacidad que tiene la persona para afrontar las dificultades.

Salir de la versión móvil