Cómo incentivar el deseo sexual

incentivar el deseo sexual

La preocupación por incentivar el deseo sexual es muy común en parejas de larga duración. Tener problemas con el deseo sexual es una de las dificultades con los que se encuentran muchas parejas. Suele ser un tema tabú y apenas se habla de ello abiertamente. Muchas veces, se toman pretextos o excusas para no admitir que hay un problema de deseo sexual. El famoso “dolor de cabeza” o “estoy muy cansado”.
Al hablar de la falta de deseo sexual se suelen utilizar diversas expresiones: apatía sexual, bajo deseo sexual, inapetencia sexual, deseo sexual hipoactivo, falta de interés por el sexo, ausencia de libido, deseo sexual inhibido. Sin embargo, cada uno de ellos pueden tener matices diferentes.

Qué diferencia hay entre el deseo sexual y la excitación

Es común confundir la inapetencia o falta de deseo con la falta de vigor vital o de erección. Ambas cosas, tanto el deseo sexual y la excitación, tiene activaciones neurofisiológicas independientes. El deseo sexual es una experiencia subjetiva, mientras que la excitación sexual es una respuesta fisiológica que implica manifestaciones físicas como la erección o la lubricación vaginal.

Cómo incentivar el deseo sexual

Es importante, tener en cuenta que el deseo es la unión de señales visuales, bioquímicas, emocionales y biomecánicas que desencadenan una cascada hormonal que puede culminar en la complicidad y la unión de dos personas que se desean.   Estar abiertos a sugerencias y novedades es fundamental para incentivar el deseo sexual.   Por ello, os dejo unas pautas que pueden ayudar a incentivar el deseo sexual.
1.- Alimenta el deseo: Vuelve a jugar con la provocación, recupera besos, los guiños y las caricias preliminares que fueron tan excitantes en su momento. Tómate tu tiempo para sentir.
2.- Desata la fantasía: Deja correr libremente tu imaginación erótica. Piensa en lo que te gustaría hacer, probar, descubrir en escenas tórridas o libros que te hayan seducido. Compártelo con tu pareja y ponlo en práctica.
3.- Prepara el ambiente: Cuida los pequeños detalles, olores, luces, música.
4.- Cambia de escenario: Muchas parejas no cambia el escenario de sus relaciones sexuales y lo cierto, es que hacer el amor siempre de la misma manera elimina el misterio. La sorpresa tiene un plus para incentivar el deseo sexual. Hacer el amor en cualquier sitio emerge impulsos que ni imaginabas poseer.
5.- Atrévete a jugar con tu pareja, habla de lo que te gusta: la sorpresa suma puntos en los encuentros íntimos.

QUÉ ESTRATEGÍA NO DEBES HACER PARA INCETIVAR EL DESEO SEXUAL

1.- Modera tus comentarios sobre tus ex y experiencias del pasado. Oír detalles de historias y amores pasados acaban enfriando a cualquiera. Cada relación es única, en su conjunto expresa emociones únicas y sensaciones exclusivas que sólo pertenecen a la relación.
2.- No preguntes insistentemente a tu pareja qué siente o si esta satisfecha sexualmente, pues terminaras por bloquear sus instintos.
3.- El exceso de control mata cualquier magia erótica en la pareja. Déjate llevar, abandónate a las sensaciones más primitivas del deseo.
4.- Sé sincero contigo mismo, la sexualidad reprimida puede ocasionar trastornos sexuales como puede ser vaginismo, frigidez, anorgasmia, impotencia, eyaculación precoz. Busca ayuda de una sexóloga que te ayude a superar las dificultades.
Y recuerda, todo sexo debe ser siempre consentido y vivido dentro de los limites del respeto a la pareja. El juego de los instintos es un tándem con el conocimiento del otro para conseguir la complicidad y bienestar de la pareja.

FORTALEZAS

Fortalezas la base más significativa para el desarrollo de una vida plena

¿Qué es un juicio de valor?

Un juicio de valor, es la opinión que da una persona sobre si algo está bien o está mal. Estos juicios están basados en los

SERENDIPIA

Serendipia, suena raro, porque no es una palabra habitual en nuestro vocabulario. Intenta pronunciarlo: serendipia, serendipia, sí, hay que repetirla unas cuantas veces para que

¿QUÉ ES LA RESILIENCIA?

La resiliencia no elimina el estrés ni borra las dificultades de la vida. Más bien, el concepto de resiliencia está relacionado con la capacidad que tiene la persona para afrontar las dificultades.