Atención Plena en niños

Atención Plena en niños

Hoy en día un alto volumen de demandas de pacientes tienen que ver con la angustia, el cansancio vital, la ansiedad, y todo ello repercute negativamente en sus vidas y la de sus familias, en menores, niños y adolescentes encontramos idéntica problemática, lo que nos lleva a pensar en la transmisión intergeneracional de patrones, en la enseñanza de estilos de afrontamiento, en la interacción caracterizada por la crítica, la hostilidad que siempre aleja a las partes y acaba por debilitar los vínculos.
Para ello te vamos a proponer una sencilla y practica guía de ejercicios de atención plena que puedes practicar y proponer a tus hijos-as de forma que comiencen a conocerse y evaluar sus estilos personales de percepción, y sus formas de afrontar distintas situaciones. La capacidad de recuperar la atención vagabunda, como bien decía W. James, constituye la raíz misma del juicio, el carácter y la voluntad. Muchos de los trastornos de la atención tienen que ver con el desconocimiento y la falta de entrenamiento de estas habilidades, en que la mente se halla dispersa, inatenta, y por lo tanto genera como la ficha de dominó una cascada de caída de las diferentes áreas de funcionamiento de la persona, lo que interfiere de forma significativa en su presente, pues le está ocurriendo ya, pero también en su futuro, dado que si no se intervienen adecuadamente, estos déficits originarán un desmoronamiento de funcionamiento global de la persona.
Por ello considero como terapeuta infantil dedicar unas palabras a este tipo de prácticas altamente beneficiosas: atención plena en niños
El término “atención plena” es una traducción del término sati, que es un elemento importante de algunas tradiciones budistas. La reciente popularidad de esta en Occidente viene de la mano del profesor de medicina estadounidense  Jon Kabat-Zinn.
La Atención Plena en niños es una forma de prestar atención a lo que está sucediendo en nuestras vidas en el momento presente, lo que realmente es. Por supuesto que no eliminará las presiones de la vida, pero con la práctica puede ayudarnos a tomar nota de saber esperar o decir STOP, principalmente a las reacciones habituales negativas consecuencia de la tensión diaria.
La práctica del mindfulness puede sintetizarse con “cuatro R”, según el instructor Brian Callahan:
Reposar la atención (la mente) en un ancla.
Reconocer cuándo y dónde vaga.
Retornar la atención suavemente al ancla.
Repetir.
 

Comienza a practica la atención plena en niños :

  1. UN MINUTO DE ATENCIÓN PLENA Enfoca la atención a tu respiración y toma conciencia de ella durante un minuto. Con los ojos abiertos, respira con el vientre por la nariz y que salga por la boca. Céntrate en el sonido y el ritmo de tu respiración. Es probable que la mente deambule (no pasa nada), si ocurre esfuérzate por devolver la atención a la respiración.
  2. OBSERVACIÓN CONSCIENTE Escoge un objeto cotidiano (una taza, un bolígrafo…) y permite que absorba toda tu atención. Solo obsérvalo. Tomar consciencia de lo que estás viendo te hará sentir despierto y la mente se liberará.
  3. CUENTA HASTA DIEZ Este ejercicio es una pequeña variación del primero. En este caso, en lugar de centrarte en la respiración, cerrarás los ojos y enfocarás la atención en contar lentamente hasta diez. Si pierdes la concentración debes empezar de nuevo.
  4. LLAMADA DE ATENCIÓN Centra tu atención en la respiración cuando se produzca una señal ambiental específica, como un claxon. La acción de enfocar tu atención a la respiración hace que tu mente salga del modo auto.
  5. ESCUCHA MÚSICA La música aporta conciencia y apertura mental. Escucha música relajante y siente sus efectos mientras centras tu atención en el sonido de cada instrumento y la vibración de cada nota.
  6. LIMPIEZA DE LA CASA Tiene un gran poder calmante dado que el desorden es un estresor muy potente. Limpiar la casa (como acto de atención consciente) es un ejercicio de alivio y autocomprensión. Céntrate en lo que haces y cómo lo haces. No pases a otra tarea hasta que termines.
  7. OBSERVA TUS PANSAMIENTOS Siéntate, olvida lo pendiente y solo “observa” tus pensamientos en vez de involucrarte en ellos. Es muy probable que no los elimines pero reducirás su intensidad.
  8. COME CONSCIENTEMENTE Elige un alimento, como un bombón, ponlo en tu boca y permite que se deshaga lentamente, nota como se diluye, su sabor, textura… Si vienen pensamientos ajenos no los atrapes, vuelve a centrarte en las sensaciones.
  9. REGULACIÓN EMOCIONAL Piensa en alguien que ames u odies y observa qué piensas y cómo te sientes (identifica estas sensaciones). Percibe cómo tu cuerpo reacciona y localiza las sensaciones en alguna parte del cuerpo (garganta, estómago, mandíbula, dientes, ceño). No justifiques tus sentimientos, solo siéntelos.

 
Lidia M. Rodríguez Rodríguez
Psicóloga Infantil y de Adultos en el Gabinete Psicologíco-Psiquiatrico P.Cañeque
Especializada en Violencia de Genero y Abusos Sexuales

FORTALEZAS

Fortalezas la base más significativa para el desarrollo de una vida plena

¿Qué es un juicio de valor?

Un juicio de valor, es la opinión que da una persona sobre si algo está bien o está mal. Estos juicios están basados en los

SERENDIPIA

Serendipia, suena raro, porque no es una palabra habitual en nuestro vocabulario. Intenta pronunciarlo: serendipia, serendipia, sí, hay que repetirla unas cuantas veces para que

¿QUÉ ES LA RESILIENCIA?

La resiliencia no elimina el estrés ni borra las dificultades de la vida. Más bien, el concepto de resiliencia está relacionado con la capacidad que tiene la persona para afrontar las dificultades.