Aprender a concentrarse

Aprender a concentrarse

Entre las principales causas del fracaso escolar o laboral se encuentra la incapacidad de concentrarse. Y es que aprender a concentrarse no es fácil, Todos conocemos casos de personas que “se distraen con cualquier cosa”, y son incapaces de mantener la mente centrada en aquello que tienen que hacer. En los casos más graves, incluso tareas tan simples como llenar un vaso de agua pueden verse interrumpidas o mal realizadas por la incapacidad de mantener la concentración mientras se llevan a cabo. El simple paso de una mosca o una voz pueden distraer a la persona incapaz de concentrarse y por lo general ni siquiera necesitan eso, pues basta con que dejen la mente vagar y la distracción está servida.

Se trata de un problema que puede tener consecuencias nefastas pero que, sin embargo, aprender a concentrarse tiene una solución más fácil de lo que habitualmente se cree, como viene a demostrar un artículo publicado en la revista ‘Fontiers of human neurosciencie’ en el que se exponen los resultados de un experimento.

El artículo explica cómo 58 personas, hombres y mujeres, estudiantes de universidad, fueron sometidas a unas sesiones de una hora diaria durante siete semanas de ejercicios prácticos y relativamente sencillos para entrenar a su mente y enseñarles a evitar las distracciones. Antes y después de las sesiones, se les practicó una evaluación. El resultado fue que en todos los casos, la mejoría había sido notable en comparación con otro grupo de estudiantes que no habían participado en el entrenamiento y que realizaron las mismas evaluaciones.

Así, en apenas siete semanas y dedicando solamente una hora diaria, se demostró que siguiendo un método eficaz el problema de la falta de concentración se resolvía, permitiendo que quienes lo sufrían realizaran con normalidad sus actividades diarias.

Es importante resaltar que en ocasiones hay problemas graves con soluciones sencillas, algo a lo que los profesionales de la psicología estamos acostumbrados. Lo que sucede es que por lo general la gente no conoce esas soluciones. Me he encontrado a lo largo de mi vida profesional con decenas de madres y padres que tratan de resolver el problema de la dificultad de un hijo para concentrarse simplemente ordenándole que lo haga: “Niño, concéntrate en lo que haces”. Obviamente, ése no es el método adecuado, y la falta de resultados genera frustración y sensación de fracaso entre quienes sufren el problema y las personas de su entorno.

La respuesta a la falta de concentración está en manos de quienes podemos ofrecer soluciones, que somos los profesionales de la psicología. Para este caso, como para muchos otros, no basta con la simple voluntad de resolver un problema, sino que es necesario acudir a quien lo puede resolver.

FORTALEZAS

Fortalezas la base más significativa para el desarrollo de una vida plena

¿Qué es un juicio de valor?

Un juicio de valor, es la opinión que da una persona sobre si algo está bien o está mal. Estos juicios están basados en los

SERENDIPIA

Serendipia, suena raro, porque no es una palabra habitual en nuestro vocabulario. Intenta pronunciarlo: serendipia, serendipia, sí, hay que repetirla unas cuantas veces para que

¿QUÉ ES LA RESILIENCIA?

La resiliencia no elimina el estrés ni borra las dificultades de la vida. Más bien, el concepto de resiliencia está relacionado con la capacidad que tiene la persona para afrontar las dificultades.